viernes, 17 de marzo de 2017

Ingeniero que asaltó un banco en pijama: "No sabía qué hacer, estaba desesperado"

Ingeniero que asaltó un banco en pijama:

17/03/2017 19:44:10Cristián Maldonado, quien en febrero pasado sorprendió al ingresar con un cuchillo de cocina a una sucursal de ServiEstado, afirmó que las deudas no le dejaron despegar su mente y lo llevaron a cometer el delito.La noticia llamó la atención de varios medios. Un ingeniero civil ingresó en pijama y con su rostro cubierto a una sucursal de ServiEstado en Providencia, amenazando con un cuchillo de cocina al personal y llevándose $ 21 millones. A casi un mes de su detención, Cristián Maldonado, ex alumno de Instituto Nacional y de la Universidad de Chile, explicó desde el penal Santiago 1, donde se encuentra recluido, lo que lo llevó a cometer el delito que lo tuvo en las páginas de los diarios y en los noticiarios de televisión. En una entrevista públicada por la revista Qué Pasa, el profesional afirmó que no se reconoce cometiendo el robo. "Si yo veo ese asalto ahora, desde afuera, no soy yo… obviamente fui yo. Fui yo. Pero en sentido figurado, el que hizo ese asalto no fui yo. No es Cristian Maldonado. No", expresó. "Esa mañana. Estaba en el living, y mi cabeza tuvo un cortocircuito. Tomé mi bolso deportivo, las bandanas y el cuchillo que siempre usaba para cocinar", contó, recordando el día que cometió el asalto. Tras esto, detalló que durante esos días estaba angustiado por una deuda de $25 millones por el pie de un departamento que había comprado junto a su esposa, y por el que había pedido un crédito junto a su suegro. "En los bancos me decían: usted debe más de veinte millones. Y yo les explicaba que eran del pie del departamento, del crédito, de mis estudios. No sabía qué hacer, estaba desesperado. Me llamaban de las empresas a las que les debía, de Falabella, de Scotiabank. Sentí que tenía que parar con todo, que no quería más eso en mi vida. Y me acordé de esa sucursal que abría más temprano, que había ocupado alguna vez para hacer un trámite…", expresó. Por las razones para elegir el robo por sobre la ayuda de sus cercanos, afirmó que mantiene un "orgullo mal llevado", el que "tal vez está relacionado con mi formación". "No quería cargarles la mano con cosas que yo había hecho… también es un poco parte de cómo me sentía. Hace mucho tiempo que siento un estúpido miedo a hacer preguntas. En la pega lo sentía, acá mismo. Me da miedo. Quedar como tonto, que me respondan mal. Es un miedo con el que vengo desde hace medio año", expresó. El detenido deberá enfrentar a un juez, en un caso que también pasa por un análisis psiquiátrico. José Bitrán, director del Instituto Neuropsiquiátrico de Chile, expresó que el imputado "no está a la altura de robar un banco, en pijama y con un cuchillo. La forma en que actuó es bizarra y puede implicar otra cosa más grave, como un estado disociativo o psicótico, pero las conductas descritas exceden por mucho un trastorno adaptativo. Con ese diagnóstico no será absuelto por insanidad. Para eso se necesita un estado delirante, una pérdida del juicio". Los familiares de Maldonado afirmaron que no recurrirán a alegatos de demencia para lograr su absolución. Por las consecuencias de su acto y si se considera un delincuente, el ingeniero afirmó que "es que si estoy aquí es por algo. Fui un delincuente al momento de hacer eso… quizás pasa por cómo definimos la palabra. Si me tengo que definir, voy a ser generoso conmigo: no me considero un delincuente. Si me pones en la calle ahora mismo, no creo ser un peligro para la sociedad, aunque la ley actualmente diga que lo soy".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada